7 Tips para el cuidado de la barba y bigote

El cuidado de la barba es uno de los principales motivos de preocupación. Muchos temen a la incomoda picazón o a la escamosis (conocida como caspa de barba). Tenés que tener en cuenta que tanto la barba y el bigote requieren de un trato especial.

¿No tenés idea de los cuidados que necesitás para mantener una barba prolija y saludable? No te preocupes te traemos los 7 consejos más importantes para el cuidado de la barba y bigote y luce el estilo que tanto querés.

Barbudo Pensativo

1. El aceite para la barba es tu mejor aliado

Si te querés tomar en serio el crecimiento y cuidado de tu barba, no podés olvidarte de los aceites. El aceite logrará mantener hidratada la piel debajo de la barba, llegando a los lugares más complicados. Esto te ayudará a reducir significativamente la picazón y los dolores.

Además de la salud de tu piel, los aceites te ayudarán a que tu vello facial tenga un mejor aspecto, aportándole brillo. Estos también harán mucho más sencillo el peinado de tu barba.

Estos aceites están disponibles en nuestra tienda, de modo que puedas nutrir y revitalizar tu barba, haciéndola más brillante y suave.

2. Lavá tu barba con regularidad

Mantener la higiene de tu barba es clave. El polvo, suciedad, humo, restos de comida, y un montón de cosas pueden quedar allí, por lo que debes lavarla con cierta frecuencia con los productos indicados como los que te ofrecemos en nuestra sección de higiene para barba y bigote de tienda on-line.

Recordá que no debes usar shampoo para el cabello. La barba y bigote siguen siendo vello corporal, y los productos que se usan para el cuero cabelludo remueven nutrientes escenciales dejando como consecuencia deshidratación y en algunos casos, escamación.

Al igual que el lavado, es indispensable secar adecuadamente el vello facial, ya que la humedad lo hace más débil. Usá la toalla con suavidad, o un secador a baja temperatura para secarla correctamente.

3. Cepillá y recortá con frecuencia

Aunque tu plan sea tener una barba larga, es importante que la mantengas siempre pareja. Recortar tu barba ayudará a que esta se mantenga fuerte y tenga un buen aspecto.

El cepillado diario de la barba es esencial para que esta tenga el aspecto que tanto querés, y es común que muchos lo pasen por alto. Es necesario que tengas en cuenta que el cepillado ayudará a distribuir de forma uniforme los aceites y otros productos.

Si ya tenés una barba de gran volumen, usá un peine de púas anchas para ayudarte a darle forma. Así mismo, podés usar un peine de púas finas para mantener parejo tu bigote.

4. ¡Tené cuidado con las altas temperaturas!

Es probable que en algún momento hayas tenido que salir rápido de casa, y hayas usado el secador de cabello para secar tu barba. Es importante que tengas en cuenta que el calor deshidrata el vello facial, dejándolo débil y quebradizo. Podés usar el secador al nivel más bajo (o aire frío de ser posible), y contrarrestar los efectos de este con el uso de bálsamos para rehidratar tu barba.

5. Sé paciente

Si realmente estás comprometido con tu barba, su cuidado requerirá tiempo. Es por esto que debes ser paciente, ya que son muchos los factores que afectarán en su aspecto. Dependiendo del estilo que hayas elegido, puede que requieras de varias semanas para llegar a lucir tal y como deseás.

6. No olvidés tu bigote

En muchos casos, las personas se centran tanto en el cuidado de la barba que dejan a un lado el bigote. ¡No te olvides de él! Tu bigote está en el centro de tu cara. Si lo descuidas, se notará.

Es sumamente importante que mantengas tu bigote parejo, recortando los vellos con una tijera. También tenés que peinarlo con frecuencia, ya que, al igual que sucede con el cabello, te ayudará a mantenerlo prolijo.

7. Cuidá tu alimentación

El correcto crecimiento y mantenimiento de tu barba irá de la mano con tus hábitos alimenticios. La salud del vello facial depende de vitaminas y minerales, que podés obtener por medio de tu dieta o de suplementación.

Las vitaminas B5, B3 y B9 son indispensables, por lo que te recomendamos incluir carnes magras, nueces, yemas de huevo, leche y verduras de hoja verde.

×